por Dra. Teodora ZAMUDIO y
equipo de Docencia e Investigación

  

P. Indígenas de San Luis

Inicio | Programa | Normativa | Jurisprudencia | Doctrina | Bases de Datos | Exámenes

Ubicación Geográfica            

EL PRIMER HOMBRE

La Presencia del hombre en el territorio puntano se remonta a 8.500 años del presente. Los cazadores primitivos que se refugiaron entonces en las hoquedades de sus serranías están emparentados con sus similares de Córdoba y la precordillera, con quienes forman el horizonte arqueológico de Ayampitín, y con no muchas diferencias con los que se dispersaron por las pampas del Sur y la Patagonia. Un sitio de su asentamiento fue la gruta de Intihuasi, en al serranía cercana a la Carolina, lugar donde en 1951 el Cientifico argentino Alberto Rex Gonzalez hizo el primer fechado prehistorico para Sudamerica utilizando el método de datación del radiocarbono 14, que fijó ese primer asentamiento en mas de 6.000 años a.c. La economía del hombre primitivo estaba relacionada fundamentalmente con la caza del guanaco, y en menor medida del ñandú y el ciervo, y la recoleccion de frutos y semillas silvestres. Para la caza utilizaban puntas líticas de proyectil de formas almendradas, trabajadas en cuarzo, las que arrojaban con un lanzadardos o propulsor.

LOS DE ANSILTA. Hace unos 4000 años aparece otra oleada de cazadores que, presumiblemente, se fundó y convivio con los primeros, algunos autores los han denominado Cultura de Ansilta. Eran grupos de cazadores-recolectores de los Andes del norte. Ellos trajeron junto al arco y flecha, la ganaderia de la llama y una rudimentaria agricultura. Desde el 500     a.c. aparece la alfareria.

LAS PINTURAS RUPESTRES. Entre sus restos culturales debemos destacar las manifestaciones del arte Parietal (Pictografias y petroglifos). Los grabados son más antiguos y corresponden a 4.000 y mas años del presente. Las pinturas rupestres, valiosas y abundantes en toda la serranía, son posteriores y, las últimas encontradas, al igual que en Córdoba, corresponden a una época en que ya han arribado los españoles.

EVOLUCIÓN. Hacia el año 700 de nuestra era esta cultura de cazadores-recolectores incorpora plenamente la agricultura. Su cultivo principal era el maiz, generalmente trabajado con riego. Cazaban guanacos, ñandúes, liebres, venados y ciervos, y recolectaban algarroba y chañar, entre otros frutos silvestres, los que molían en conanas planas o profundas, hechas en la piedra y con manos líticas. Obtenian así harinas y bebidas espirituaosas, que junto al maíz constituín su alimento invernal. Tenían además una tosca alfarería y dominaban la cestería.

GRUPOS INDIGENAS AL LLEGAR LOS ESPAÑOLES. Hacia mediados del siglo XVI habitaban el territorio de nuestra provincia varias culturas indigenas que convergian de territorios aledaños, los Olongastas, ocupaban el norte, procedentes de la rioja, los Comechingones, residian en las riberas del Rio quinto, y en las sierras que llevan su nombre, procedentes de Córdoba, los Puelches, se introducían por el sureste, procedentes del sur mendocino, y los Pampas, que venian del suroeste, extendiendo su influencia hasta la misma punta delos venados. La influencia de los Huarpes cuyanos, a duras penas se manifestaba en las orillas del desaguadero aunque, luego de la ocupación española, se extendió fuertemente por las lagunas de guanacache, en el noroeste de nuestra provincia. Solamente los indigenas de las Sierras de San Luis, a los que Juan.W.Gez llamó Michilingues, y a los que consideramos mejor denominar Puntanos, eran una parcialidad no extendida de regiones extraprovinciales.

Fuente: E.P.E.T. Nº 18 Nicolasa B. de Quiroga, Villa Mercedes, San Luis (Argentina)
 

Ediciones Digitales © 2010~2013

Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Casos de estudio y examen                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO