por Dra. Teodora ZAMUDIO y
equipo de Docencia e Investigación

  

pueblo Tapieté

Inicio | Programa | Normativa | Jurisprudencia | Doctrina | Bases de Datos | Exámenes

bullet

Reseña Histórica

bullet

Localización Geográfica

bullet

Lengua

 

Reseña Histórica

"El miedo y el horror motivaron   el éxodo de muchos guaraníes de Bolivia y Paraguay hacia la Argentina, también llamada por nosotros Baporenda, que significa 'lugar donde hay trabajo'.

Alrededor del año 1940 comenzaron a llegar a estas tierras nuestros abuelos, padres, hermanos, de los cuales hoy descendemos los guaraníes en la Argentina".

" Antiguamente vivíamos en Bolivia, en la parte que se llama Laguna Tunal y otra que se llama Algodonal. Ahí vivía la comunidad Tapieté . Los cacique que dominaban   ahí eran Carosí, otro era Guasú Rancué y después Karumbe... Este traía gente a trabajar a la Argentina, y cuando el Ingenio El Tabacal ocupaba gente, ellos venían contratados por año, y cuando terminaba el trabajo, se iban a su lugar   a pata nuevamente. Pero cuando hubo revolución y guerra se desparramaron todos los tapietes

Puede ser por el año 20 que llegaron al Tabacal. Por 1920 llegaron por primera vez. Segunda vez en 1928. Entonces empezó la guerra en el año 32, la guerra del Chaco Paraguayo y el Chaco Boliviano. Después de la guerra la comunidad Tapiete se fue desparramando por asunto de la revolución que hubo entonces" (Testimonio de Ernesto Quillo, tapiete de Tartagal, Salta).

Actualmente en Argentina, son 80 familias, aproximadamente 450 personas.

Localización Geográfica

"Desde el año 40 se instalaron en Tartagal, departamento de San Martín, Salta, en un lugar llamado Mercado.

Después se corrieron de allí y se fueron a Campo de Olmedo y después a la cancha de ALL Boy, donde está viviendo la comunidad de los Tapietes Eucaliptus" (Testimonio de Ernesto Quillo).

Lengua

Los tapieté se autodenominan guaraní, ñanaiga o avá, y se refieren a su lengua como guaraní-eté o ñanaika (comúnmente conocido como guayurangüe). Hacia 1970 había 513 personas de esta etnia de las cuales sólo 33 hablaban la lengua. Con ese porcentaje de hablantes, todos mayores de 50 años, la lengua está claramente en vísperas de extinción. Esto se debe a que el tapieté y el guaraní, miembros ambos de la familia lingüística tupi-guaraní, son mutuamente inteligibles y a lo fácil que les ha resultado, por consiguiente, a los tapieté abandonar su lengua tribal por el guaraní paraguayo.

Los tapieté de Santa Teresita son agricultores. Algunas personas de edad avanzada hablan el tapieté entre ellas pero también sus conocimientos del guaraní paraguayo son bastante buenos. En cambio, los adultos de menor edad entienden a veces un poco de tapieté pero hablan el guaraní como primera lengua. Los niños son monolingües en guaraní hasta que empiezan su educación escolar en castellano. Por otra parte, en Santa Teresita los tapieté son casi todos bilingües en guaraní y castellano; lo mismo ocurre en el caso de las mujeres, cuyo bilingüismo en estas lenguas alcanza al 80%. Este hecho se explica, sin duda, por el énfasis que ponen en la enseñanza del castellano los misioneros y por el contacto que algunos tapieté han tenido con los oficiales de la vecina base militar de Mariscal Estigarribia.

En Matarife y Cauce 5, los tapieté trabajan como jornaleros temporales en las estancias cercanas. Al igual que en Santa Teresita, hay ancianos que hablan todavía su lengua entre ellos, pero que al mismo tiempo pueden valerse correctamente del guaraní. Los adultos de menor edad hablan el guaraní como primera lengua y saben también algo de tapieté, mientras que los niños son monolingües en guaraní.

La colonia 1 de la Colonia Fernheim es un campamento provisional; en las colonias 3, 5 y 11, los tapieté han recibido en cambio parcelas de tierra para establecerse permanentemente. Muchos de los tapieté de la colonia 5 trabajan en una fábrica de ladrillos del lugar, mientras que los demás se emplean como jornaleros agrícolas en las, fincas menonitas vecinas. Hay en estos lugares algunos ancianos que recuerdan todavía su lengua, pero que hablan también el guaraní paraguayo. Los demás miembros de estas colonias consideran el guaraní su primera lengua y los adultos han aprendido un poco de castellano gracias a los contactos con sus empleadores menonitas.

 

Ediciones Digitales © 2010~2013

Material fuera de comercio

Inicio | Programa | Biblioteca | Casos de estudio y examen                        

 Dra. Teodora ZAMUDIO